domingo, 25 de enero de 2015

EL TAROT

Amigos lectores, muchos ya me conocéis y sabéis de mi pasión por las artes adivinatorias. ¿De verdad en las cartas están las respuestas? ¿O somos nosotros quiénes escribimos nuestro destino? Sea como sea, a veces viene bien creer un poquito en la magia. Aquí os dejo un relato que os va a hacer pensar y espero os deje un buen sabor de boca. ¡¡FELIZ DOMINGO!!


-EL TAROT-

Estudié psicología porque me gusta ayudar a las personas. Tengo una teoría y es que "No puedes cambiar el problema, pero sí el planteamiento". Ayudo a las personas a cambiar su forma de pensar. Al principio fue muy duro, lo reconozco. Vivimos una crisis mundial y nadie está interesado en gastarse cuarenta o cincuenta euros en una visita al psicólogo para sentarse a hablar de sus problemas. A parte que no está muy bien visto ya que eso implica reconocer que tienes un problema. No fue fácil encontrar trabajo y menos de lo mío; así que no tuve más remedio que aceptar un trabajo por horas en una cafetería. Y allí conocí a Iluminada. Era una señora viuda que todas las tardes a la misma hora, venía sola a tomarse su poleo doble. A veces, cuando el trabajo me lo permitía, me sentaba con ella un rato a hacerle compañía. Me contaba sus historias y con el tiempo nos hicimos grandes amigas. Un día, me invitó a cenar a su casa, porque tenía algo que enseñarme.

-Ven, quiero que veas mi lugar de trabajo.

Cuando abrió la puerta del despacho, me quedé francamente sorprendida.

-¿Eres una bruja de esas que leen las cartas?
-Bueno, yo prefiero que me llamen tarotista.

Al parecer no sabía tanto sobre ella. Y yo que pensaba que era jubilada...

-Verás, cuando vives sola y te das cuenta que te has hecho mayor para ciertas cosas, te sobra tiempo por todas partes. ¿Y qué mejor que invertir ese tiempo en ayudar a otras personas, no te parece?

Lo que a mí me parecía es que echándole las cartas no les iba a ser de mucha ayuda; pero me lo callé.

-Me gustaría hacerte una tirada.
-¿A mí? Yo no creo en esas cosas.
-Mejor; así, pese a lo que salga, serás capaz de tomar tus propias decisiones. ¿Qué te gustaría saber?
-Pues si voy a encontrar un trabajo decente.
-Sí, no hace falta que te tire las cartas para saberlo. ¿Por qué no te hago la tirada del amor? No es bueno estar tan sola, te lo digo por experiencia.

Suspiré; porque a esas alturas de la vida no creía en las cartas, pero mucho menos en el amor.

-Vas a conocer a un hombre rubio de uniforme. Será en una fiesta, posiblemente por navidad. Os veo firmando papeles. ¡Mira! La carta de los enamorados.
-Muy bonita...
-No sabes lo que eso significa, ¿verdad?
-¿Que voy a conocer al hombre de mi vida?
-Yo prefiero decir: el hombre al que estás destinada.
-Iluminada, agradezco tu interés pero ya te he dicho que no creo en estas cosas.
-Bueno, y yo ya te he dicho que mejor para ti. Ya me lo contarás...

Volví a suspirar; estábamos en enero y en un par de meses ya quién se acordaría de todo eso.

-En realidad no te he invitado a mi casa sólo para echarte las cartas.
-Yo vine por la cena...
-Quiero proponerte algo...
No me podía creer lo que estaba escuchando.
-¿Quieres que me haga bruja?
-Yo prefiero llamarlo tarotista.

Quería que me quedara con su negocio. Iluminada echaba las cartas mediante una red telefónica de las del 806.

-Eso es como estafar a las personas vulnerables; además, yo no sé leer las cartas.
-Yo te enseñaré. Y no estás estafando a nadie. Mira pequeña, la mayoría de las personas, cuando llaman sólo necesitan que alguien les diga que sí, ¡¡adelante!! Porque por ellos mismos no son capaces de creer aquello que quieren creer. No sé si me explico. A fin de cuentas tú y yo no somos tan distintas. Sólo te estoy pidiendo que apliques tu psicología a las cartas. Vas a ayudar a más personas con este teléfono, que si los sientas en un sofá. Y es bastante más económico. Procura no alargar la llamada más de 10 minutos que son unos 15 euros aproximadamente.


¡Y me convenció! Tardé un par de meses en aprender el arte de la cartomancia y hoy ya llevo un año ayudando a las personas a ser felices. A fin de cuentas, el futuro es algo que se reescribe constantemente y por tanto se puede cambiar. Tengo clientes fijos, la mayoría de ellos no son conscientes, pero sólo llaman porque necesitan alguien con quién hablar. Algunas veces incluso llaman para decirme que mis pronósticos se han cumplido. Eso es lo que ellos creen, yo sólo les indico el camino a seguir para alcanzar sus propias metas. Os estaréis preguntando si Iluminada acertó en algo. Pues veréis... ¡tengo novio! No es rubio ni moreno (en realidad no lo sé porque lleva el pelo rapado). Lo conocí en un pub un día después de reyes y no lleva uniforme porque es futbolista (aunque Iluminada insiste en que el uniforme del equipo también cuenta). De momento el único papel que hemos firmado es el del préstamo del piso; pero dicen que una hipoteca une mucho más que cualquier contrato matrimonial. No sé si será el hombre de mi vida, de mi destino o de lo que sea... pero a mí me gusta creer que sí.

martes, 6 de enero de 2015

EL REGALO DE UNA SEGUNDA OPORTUNIDAD

Hola amigos lectores:

Hoy es un día especial, el día de Reyes. Es el día de la ilusión . Un día que está hecho para que descubramos que hay algo más grande y gratificante que recibir. DAR AMOR. Porque cuándo estás regalando a otra persona tu tiempo, un detalle, una sonrisa, etc... estás dando amor. No importa si el pasado año no ha sido tan bueno como esperabas, la vida está llena de oportunidades. Tienes por delante 360 días llenos de nuevas oportunidades. ¡DISFRÚTALAS! Yo personalmente hoy os entrego una historia de amor con final feliz. Una segunda oportunidad para el primer amor. ¡¡FELIZ DÍA DE REYES!!



-El reencuentro-

Yo creo en el destino; creo que todo sucede por alguna razón y que tu vida puede dar un giro de 180 grados cuando menos te lo esperas. Por eso me quedé sin café justo esa mañana; por eso cuando bajé a la cafetería de la esquina me encontré con que estaba cerrada y por esa misma razón, acabé  en la cafetería de otra zona, en la que no había puesto un pie en mi vida: porque tenía que reencontrarme con mi primer amor.
Claro que tú no sabes todas esas cosas y cuando ves que todo te está saliendo mal, te pones de mal humor. Por eso, cuando la camarera me dijo que no les quedaba leche desnatada, le contesté de muy malos modos.

-Cuando las cosas no están saliendo como tú esperabas, tienes dos opciones: Tomártelo con buen humor o enfadarte.  Yo optaría por la primera, dicen las encuestas que las personas que sonríen a diario alargan su vida cinco años.

Me di la vuelta enfurruñada porque no hay cosa que odie más que las personas que se meten en dónde no les llaman.

-Perdona, ¿alguien ha pedido tu opinión?

Era un chico alto, moreno, de ojos verdes. Un momento; esos ojos los conocía yo. No podía ser… Era mi Dani, mi primer amor. No lo había visto desde hacía diez años, cuando se fue a vivir a Francia. No podía dejar de sonreír; era como si de golpe volviera a tener 16 años y no hubiera pasado el tiempo.

-¿Lo ves? Así estás más guapa.
-¡Dani! ¿Qué haces aquí?

Nos abrazamos. Olía igual que siempre. Un montón de recuerdos me vinieron de golpe.

-Regresé a España hace un año. Nos tomamos un café y te cuento.

¡Qué fuerte! No me lo podía creer… Lloré tanto cuando se marchó… Pero ahora realmente creo que la vida está llena de segundas oportunidades. Por lo visto me había estado buscando pero yo también me había ido a vivir a otra parte.

-Entonces, ¿quedamos mañana a tomar un café?

-Claro, todavía tenemos mucho que contarnos.