EL REGALO DE UNA SEGUNDA OPORTUNIDAD

Hola amigos lectores:

Hoy es un día especial, el día de Reyes. Es el día de la ilusión . Un día que está hecho para que descubramos que hay algo más grande y gratificante que recibir. DAR AMOR. Porque cuándo estás regalando a otra persona tu tiempo, un detalle, una sonrisa, etc... estás dando amor. No importa si el pasado año no ha sido tan bueno como esperabas, la vida está llena de oportunidades. Tienes por delante 360 días llenos de nuevas oportunidades. ¡DISFRÚTALAS! Yo personalmente hoy os entrego una historia de amor con final feliz. Una segunda oportunidad para el primer amor. ¡¡FELIZ DÍA DE REYES!!



-El reencuentro-

Yo creo en el destino; creo que todo sucede por alguna razón y que tu vida puede dar un giro de 180 grados cuando menos te lo esperas. Por eso me quedé sin café justo esa mañana; por eso cuando bajé a la cafetería de la esquina me encontré con que estaba cerrada y por esa misma razón, acabé  en la cafetería de otra zona, en la que no había puesto un pie en mi vida: porque tenía que reencontrarme con mi primer amor.
Claro que tú no sabes todas esas cosas y cuando ves que todo te está saliendo mal, te pones de mal humor. Por eso, cuando la camarera me dijo que no les quedaba leche desnatada, le contesté de muy malos modos.

-Cuando las cosas no están saliendo como tú esperabas, tienes dos opciones: Tomártelo con buen humor o enfadarte.  Yo optaría por la primera, dicen las encuestas que las personas que sonríen a diario alargan su vida cinco años.

Me di la vuelta enfurruñada porque no hay cosa que odie más que las personas que se meten en dónde no les llaman.

-Perdona, ¿alguien ha pedido tu opinión?

Era un chico alto, moreno, de ojos verdes. Un momento; esos ojos los conocía yo. No podía ser… Era mi Dani, mi primer amor. No lo había visto desde hacía diez años, cuando se fue a vivir a Francia. No podía dejar de sonreír; era como si de golpe volviera a tener 16 años y no hubiera pasado el tiempo.

-¿Lo ves? Así estás más guapa.
-¡Dani! ¿Qué haces aquí?

Nos abrazamos. Olía igual que siempre. Un montón de recuerdos me vinieron de golpe.

-Regresé a España hace un año. Nos tomamos un café y te cuento.

¡Qué fuerte! No me lo podía creer… Lloré tanto cuando se marchó… Pero ahora realmente creo que la vida está llena de segundas oportunidades. Por lo visto me había estado buscando pero yo también me había ido a vivir a otra parte.

-Entonces, ¿quedamos mañana a tomar un café?

-Claro, todavía tenemos mucho que contarnos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Booktrailer: COSAS QUE SÓLO ME PUEDEN PASAR A MÍ