¡¡FELICES FIESTAS!!


El 2014 ha sido un buen año para mí literariamente hablando. Por eso quiero agradeceros a vosotros, mis lectores, la confianza que habéis depositado en mí. Que paséis unas muy felices fiestas y este 2015 os depare lo mejor. Como regalo de agradecimiento os dejo un pequeño relato que pese a no ganar ningún concurso, es uno de mis preferidos.

-Sólo quería conocerte-

16:05h. Odio los hospitales; huelen raro... a tristeza. Por suerte mañana le dan el alta a mi abuelo y no tendré que volver, esperemos que en una larga temporada. Le he comprado el periódico, aunque no sabe leer, pero le gusta ver las fotos y las noticias que más le interesan se las leo yo. ¡¡Uf!! Estos ascensores van muy lentos y encima paran en todas las plantas. 
16:07h. Sube un chico. Ojos azules, pelo negro; muy guapo. Lleva unos vaqueros y una camiseta blanca. Me saluda y me pregunta qué tal estoy. Me giro aunque de sobras sé que se está dirigiendo a mí porque vamos los dos solos en el ascensor.
 16:08h. El ascensor se ha parado. ¡No! Creo que acabo de descubrir que soy claustrofóbica.
-No te pongas nerviosa; se pondrá en marcha enseguida.
-No estoy nerviosa.
Sin embargo aprieto el botón de alarma y grito: "Por favor, sacarnos de aquí".
16:10h. Nos han oído. ¡Bien! Dicen que en 10 minutos nos sacarán. ¡No tan bien! Me siento en el ascensor; si hay que esperar prefiero hacerlo sentada. El chico hace lo mismo.
-¿Cómo te llamas?
-Blanca.
-Yo soy Carlos. Encantado de conocerte.
-En otras circunstancias diría lo mismo.
-Y cuéntame, ¿vienes a visitar a algún amigo, pariente...?
-A mi abuelo; le operaron de la vesícula, pero mañana le dan el alta.
-¿Y tú?
-También de visita.
16:24h. Seguimos encerrados. Ahí fuera parece que no hubiera nadie o simplemente nos están ignorando. Me pongo en pie para cambiar de postura.
-Ya han pasado 10 minutos y seguimos sin movernos.
-¿Tú no sabes que en este país todo se soluciona en diez minutos? Tranquilízate, no nos van a dejar aquí encerrados de por vida. Y siéntate. ¿Tu película favorita?
-Un paseo para recordar.
-Demasiado triste. La mía es Dos tontos muy tontos.
-Demasiado absurda.
-¿Libro favorito?
-Post data: te amo.
-¿Sólo te gustan las historias tristes?
-No, pero suelo ser bastante realista. ¿Y el tuyo?
-Harry Potter.
-¡Va! No me estás hablando en serio...
16:31h. Este chico me encanta. A quién le diga que lo he conocido en el ascensor del hospital, no se lo va a creer. Tengo que conseguir que me pida el número de teléfono antes de que nos saquen de aquí.
-Ahora me toca preguntar a mí. Un sueño.
-Pues... Una vez soñé que me quedaba encerrado en un ascensor con una rubia guapísima y que acabábamos desnudándonos...
Le lanzo un zapato para que se calle. Él se ríe y yo me sonrojo. Por favor, que no nos saquen nunca de aquí.
-Estaba hablando en serio...
-¿Un sueño...? Tener más tiempo.
-¿Más tiempo?
El ascensor se mueve bruscamente y caigo encima de él. Nos miramos fijamente a los ojos. Todo el cuerpo me tiembla. El ascensor está subiendo. Nos besamos.
16:33h. El ascensor se para. Hemos llegado a la sexta planta.
-Ha sido un placer conocerte. -Me dice.
Se abren las puertas. Nos están esperando.
16:35h. Entro en la habitación. Estoy eufórica. Le cuento a mi abuelo todo lo que me ha pasado y que tengo que salir a buscar a ese chico porque no le he dado mi número de teléfono.
-Está en esta planta; voy a buscarlo.
Abro la puerta y me encuentro a un montón de gente en el pasillo, todos llorando. Le pregunto a mi abuelo qué ha pasado.
-Ha fallecido el chico de la 605, hará una media hora. Una pena. Era joven y muy simpático. El otro día estuve hablando con él, de ti, precisamente. Me dijo que le gustaría conocerte. Pero ahora ya no podrá ser. A ti te hubiera caído muy bien Carlos.
¡No puede ser!
-¿Cómo has dicho que se llamaba?
-Carlos.
-¿Cómo era?
-Moreno con los ojos muy azules. Muy guapo el chico. La vida en ocasiones es muy injusta. ¡Pobre!
Me tengo que sentar en la cama porque estoy a punto de desmayarme. Las palabras de mi abuelo se repiten una y otra vez en mi mente: "Ha fallecido... Hará media hora... Se llamaba Carlos... Moreno con los ojos muy azules... Me dijo que le gustaría conocerte...". ¡No puede ser verdad! Estoy llorando.

-A mí también me hubiera gustado conocerlo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Booktrailer: COSAS QUE SÓLO ME PUEDEN PASAR A MÍ